lunes, 31 de agosto de 2009

Loíza, Santiago y los Ayala



Loíza, pueblo costero de una sola carretera principal que lleva a Miñi Miñi, a Las Carreras y a uno que otro complejo de vivienda turística, rodeados de casas de madera y zinc. Pueblo de Alejandrina Villanueva, cuyo fantasma deambula hoy por allá por los valles del Toa. Loíza también grita y toca Bomba, con los temas del latifundio, del ruido que hacía, entre palo y caña, los caballos del hombre blanco. A 50 años de los Hermanos Ayala, recordando a Santiago Apostol, Insulatv llegó a Loíza y he aquí el resultado. ¡Tambor y cuerpos....acción!

jueves, 27 de agosto de 2009

Such is life, la peste del gobierno de Fortuño

Por Reyes Marcela Vázquez
Así es la vida, así de irónica, cantaría Luis Enrique, el salsero nicaragüense. No se puede imaginar el cantante cómo he pensado en esa letra en estos días en que a Jaime González Goenaga, se le ocurrió decir, con la boca de comer que le habrán de morder los gusanos, que los miembros de la comunidad de Ceiba que no podrán ir a disfrutar del mega proyecto de la Riviera del Caribe, tendrán que comerse un limber y jugar a la Lotto para ver si pueden llegar a pisar su territorio, su tierra para Jaime y el gobierno de Luis Fortuño, no prometida.

Leer la historia me produjo un fuerte dolor de cabeza. Reproducir en mi mente las imágenes de él hablando y los ceibeños escuchando, fueron tan atroces que se me nubló el entendimiento y el martillo en las sienes repetía y repetía el cantazo. Menos en pensar que estuviera sentado al lado del susodicho – ese 15 de julio - el alcalde de Ceiba, el honorable y mejor amigo de Jaime, Pedro Colón Osorio. Escucharlo y verlo, me produjo unas ganas de devolver como dirían en el barrio Sal si Puedes de Mayagüez, para hablar de vómito, que ni les cuento.

Pero lo peor fue cuando escuché a Fortuño diciendo que tenía que hablar con él para saber si lo botaba. Parece que cuando hablaron, el Jaime, alias “suchislife”, le dijo claramente “así soy, sigo instrucciones y eso fue lo que me dijiste que dijera….such is life Fortu”. El Gobernador tenía que darle tiempo a su subordinado, tenía que escucharlo de su propia boca para desautorizarlo y botarlo de su puesto. Ese es Primer Mandatario de Puerto Rico, con una estámina pa dirigir el país, que le toma una semana y más de un mes, decidir que el comentario de Jaime era suficiente para destituirlo. Ojo, que no ha dicho que es clasista, elitista y que denota falta de sensibilidad. Fortuño solo dijo: “Este es un proyecto estratégico de suma importancia para el desarrollo económico y la creación de empleos en toda la zona Este, incluyendo Ceiba, Naguabo, Fajardo, Vieques y Culebra. La razón de ser del proyecto es, precisamente, la gente y las comunidades—particularmente de la zona Este—que son las que le darán vida, las que disfrutarán de él, las que se beneficiarán de los empleos que va a generar y las que nos representarán ante el mundo”.

El silencio del Jefe de Jaime suchislife deja que sigan retumbando en el oído de los ciudadan@s del país las palabras clasistas de quien fuera el Director Ejecutivo de Rivera del Caribe. El estruendo de su insensibilidad, su falta de respeto y su desdén hacia los que tienen menos - y no por buscárselo, sino, por funcionarios que como él no creen en la repartición de las riquezas en partes iguales – ubica a Fortuño como el gobernante más anti país de la historia democrática de la Isla. Por Fortuño no llamar las cosas por su nombre, todavía se escucha la línea más espantosa de la diatriba insolente de Jaime suchislife: “Vamos a quitarnos algunos complejos también. Que algunas de las tiendas vendan productos que yo no pueda comprar..que ustedes no puedan comprar, pues, such is life…como se dice. Esa marina, que no sería mucho más grande de lo que se tiene actualmente, es para darle acceso a esas personas que han sido más agraciados que ustedes y que yo y que vienen aquí con unos yates de 50 pies y más y que están par de horas. Pero no se…no se preocupen por eso…no todo el mundo tiene derecho a eso. Sigan jugando a la Lotto y a la Revancha o lo que sea, que quizá alguno de ustedes se puede comprar una lancha también”. A la esperanza del pobre, que es bien larga, Jaime Suchislife le inyectó su cinismo y se burló de esa animándolos – como todo buen usurero que quiere seguir engordando su cuenta con engaños a los más con menos – a que recurran al sueño de un juego de azar. La burla asquea, como produce vértigo y náusea conocer a los funcionarios públicos que van de la mano de Fortuño.

El dolor de estómago se recrudece mientras escribo estas líneas, mientras el país escucha a Jaime suchislife para que no se nos olvide. No hay vísceras por fuera, solo un ensortijamiento de esas, que se esconden en el cuerpo. La peste de este desgobierno llega a la esquina, a todos los rincones de una Isla que en 100 por 35 necesita un gobierno de tod@s y para tod@s. De la peste, la Real Academia Española ha dicho: Cosa que puede ocasionar daño grave. Corrupción de las costumbres y desórdenes de los vicios, por la ruina escandalosa que ocasionan. Nuestro trabajo como pueblo tiene que ser erradicarla…porque son corruptos, porque nos arruinan y nos hacen daño. La indignación tiene que producir un olor a rosas aunque sean invisibles, como escribe Laura Restrepo. Que junt@s produzcamos un olor a futuro, aunque nos duela el camino hacia hilvanar el sueño de un país igualitario.

domingo, 23 de agosto de 2009

Lo que piensa la calle



El gobernador Luis Fortuño pretende extender el código de orden público a todo el país prohibiendo la venta de bebidas alcohólicas después de las doce de la medianoche de lunes a jueves y hasta las dos de la mañana de viernes a domingo, claro, la prohibición es para los pequeños y medianos negocios. Los hoteles seguirán haciendo dinero. ¡¡No faltaba más!! ¿Qué opina el pueblo? Insula preguntó y la calle dijo...

sábado, 8 de agosto de 2009

Los periodistas no se quedan callados

video



Gloria Soltero y David Reyes reaccionan sobre los despidos en la WIPR en el noticiero de TuTV.

martes, 4 de agosto de 2009

Sonia Sotomayor y lo imperdonable de ser mujer y puertorriqueña

¿Qué tienen en común Sonia Sotomayor y Celina Báez? La mancha de plátano que nadie se las despinta, el olfato de la “wise latina”. El temple de hierro por lo que, en un caso, la imaginamos contestando las preguntas racistas de un médico blanco en los años 40 en Nueva York en vez de pronunciarle un vómito de palabras caribeñas. En el otro escenario, contestando preguntas de un pelotón de fusilamiento republicano en el Senado estadounidense del 2009, con todo y racismo, xenofobia, machismo intrínseco, sin pararse de la silla a decirle ‘pardon me’ y a denunciar la desigualdad con que la intentan juzgar y echar a menos.

Celina es la madre y Sonia la hija. El equipo de Insulatv no las conoce. A la menor de ambas la hemos seguido de cerca por sus trabajos en la judicatura, por su participación como abogada litigante y asesora en ese mundo boricua en Nueva Yol, de organizaciones de base comunitaria, donde se discute el ‘status quo’ del otro Puerto Rico en la nación americana y se saca la cara por el/la que no sabe si va o viene, pero si sabe, que es puertorro.

A Celina, la hemos visto a través del lente fotográfico, de las cámaras de tv. De ella sabemos lo que las historias de prensa han retratado. Una mujer que salió de Lajas, - imaginamos que en un avión de PanAm repleto de sillas plegadizas, - como parte de la generación de la diáspora, una época que todavía deja a muchos con marcas en la alma. Celina llegó al barrio y allí estudió enfermería y a la muerte de su marido, se enjugó las lágrimas y continuó viviendo en el frio espacio de la Gran Manzana. Y crió a sus hij@s, los envió a la mejores escuelas de la época y siempre los disciplinó a lo puertorriqueño, en español, con el acento de la ‘wise latina’. Los viajes de verano a la Isla llenaban los pulmones de aire tropical y de paso, también las ganas de seguir siendo.

En el 2009, el ocupar la silla de un salón de audiencias del Congreso de Estados Unidos, llevaría a Sonia a vivir un rostro más del “sueño americano” en el Siglo XXI. Allí se enfrentaría con la realidad de que la representatividad del gobierno sigue siendo misógina y racista. Allí tendría que enfrentarse a contestar las preguntas de quienes niegan la posibilidad de que una mujer y puertorriqueña se ganó ir al Supremo de Estados Unidos. Allí le cuestionaron su compromiso con las causas de las minorías en el Puertorrican Legal Defend Fund, como si atender la injusticia desde su profesión, estuviera vedado. ¿Se olvidan de que Thurgood Marshall, primer negro en ser nombrado al Tribunal Supremo de Estados Unidos, fue el abogado principal de la Association for the Advancement of Colored People (NAACP)? ¿No saben que al día de hoy tiene la marca del abogado con más casos ganados ante ese Foro, 14 de 19 pleitos? Ahí se incluye el caso de Brown vs Board of Education, el que en 1954, decidió que la ley que segregaba las escuelas por razón de raza, violenta la clausula constitucional de igual protección de las leyes. Una causa justa, ¿o es que los republicanos que hoy enjuician a Sonia piensan que no?

En esa fría audiencia congresional – donde hasta los republicanos tuvieron que aceptar su capacidad e intelecto -también estaba Celina, la mujer que tiene que haber oído, en sus ochentaitantos lustros, tantas barbaridades xenófobas como las ganas que tenía de echar palante a sus hij@s. Y las volvió a escuchar, con la carga adicional de la misoginia, de una mujer que tiene que probar y requeté probar sus capacidades, sus talentos. En esa audiencia de una parte sobresalió la “wise latina” y de la otra la incompetencia, la injusticia, el sable de la desigualdad personificada, sentada en sillas de hierro y cojines de piel.

¿Qué tienen en común Sonia y Celina? Que un día del 2009 ambas se crecieron en una tierra poco prometida y le ganaron un caso al Congreso. ¡Sufre David Letterman!

domingo, 2 de agosto de 2009

Hombres con la falda en su sitio



Son hombres transformados. Dejaron atrás el complejo de macho y asumieron el discurso de la equidad de género.

El Movimiento Amplio de Mujeres de Puerto Rico (MAMPR), se unió a ellos porque donde ponen la palabra ponen la acción. “La solidaridad no es pasarte la mano. Es ponerte en el lugar de la otra persona”, dijo la portavoz del MAMPR, Sara Benítez, quien participó de la actividad “ponte en mi falda” que convocó el joven, Heriberto Ramírez Ayala y un grupo de performeros con conciencia de género.

A Heriberto le siguieron compañeros con faldas de Brazil, otros con las de sus amigas, tipo mahón a la rodilla, como las que usan las jóvenes evangélicas que pueden divisarse la “upi”. Otros llegaron a la Placita Roosevelt con minis de mahón, como la que usan las chicas que van al mismo recinto universitario pero transitan por otra vía filosófica. Un hombre se puso su falda de mujer y llegó con su bebé y como en película francesa de los 90, le cambió el pañal al retoño y la cargó pa seguir caminando por la equidad de género. Las cámaras prometerían que se corriera la voz, que se viera la conciencia, que se unieran al grito de igualdad.

El arquitecto Edwin Quiles hizo lo propio y los periodistas quedaron asombrados y preguntaron por qué y cuestionaron el paradigma y se quedaron perplejos. “Me pongo la falda, por mi hija, por mi esposa, por todas las mujeres”, dijo un hombre que cargó su falda india y hablaba de los derechos que otros le niegan a las mujeres de su familia, de su país, del mundo.

¡Atrás quedó el viejo paradigma del macho! Para eso hay que crecer, hay que tocar fondo, hay que confrontarse con la realidad de una crianza desigua, hay que soltar poder. Hay que creer en la igualdad…no de la boca pa fuera…sino con la falda en su sitio.